viernes, 13 de septiembre de 2013

Crítica: Arctic Monkeys - AM. Rompiendo las reglas.


Quizás cuando hace ya siete años (si, ya han pasado siete) un grupo de adolescentes del norte de Inglaterra publicaron su primer LP y triunfaron prácticamente de inmediato en un mercado tan competitivo como el británico, alguno podía pensar que simplemente era producto de la casualidad, uno de tantos grupos que engancharon en su inicio y que ahora nadie sabe a ciencia cierta donde están, unos nuevos Beatles de esos que Inglaterra lleva décadas buscando.

Estos chavales reventaron el récord de álbum debut con más ventas en la primera semana (superando a los cuatro de Liverpool precisamente) y en una votación popular del mismo año los ingleses le eligieron de manera algo desmedida como el 5º mejor disco de la historia. Con algunos matices, pero al final era la misma historia de siempre, un grupo de imberbes que conecta con la generación de turno y se convierten en leyendas de quita y pon, lo que no quería decir que faltase talento, pero no creo que nadie se atreviese a aventurar a estos chicos en 2006 un futuro tan lleno de éxitos como ese "Whatever People Say I Am Is What I'm Not" prometía.

Evidentemente, estamos hablando de Arctic Monkeys y ustedes se saben el resto de la historia. Muchas cosas han cambiado desde esos días en los que Alex Turner cantaba canciones de lo aburrido que era vivir en Sheffield y pedía que no creyesemos en las modas ('Don't believe the hype') antes de cada concierto bajo la capucha de una sudadera dónde que guardaba su timidez. A los Monkeys ya se les han quitado todos los granos que les quedaban y se suben al escenario trajeados, algo que podría usarse como símil de como ha evolucionado su sonido.



Si hace poco más de dos años nos presentaban 'Suck it and See' , dónde más que una evolución, vimos un intento por mezclar los sonidos de los tres primeros discos, ahora nos traen 'AM', en el que estos chicos parecen desquitarse de cualquier complejo y tocan la música que realmente quieren tocar, algo así como "vamos a hacer lo que nos de la gana porque nos lo hemos ganado", ya no tienen que dar cuentas a nadie.El resultado, sin embargo, vuelve a convencer (y ya van cinco).

Ahora Arctic Monkeys no suena a Arctic Monkeys, por lo menos no a los Arctic Monkeys que conocimos en los dos primeros discos y creíamos que simplemente estaban experimentando en los dos siguientes, con el quinto disco (cuidado, el quinto en siete años), nos damos cuenta de que el sonido de 2006 probablemente se haya perdido para siempre y que todo lo que podemos oír en Humbug o en SIAS no eran experimentos sino evoluciones, un trabajo de pulir y abrillantar que les ha llevado hasta este quinto álbum; los Arctic más personales hasta la fecha, con un sonido prácticamente exclusivo de los de Sheffield.

Cuando empiezas a oír 'AM' todo te parece conocido, no porque el sonido suene repetitivo, que en ocasiones también, sino porque con la estrategia que eligió el grupo para promocionar el álbum ya conocíamos varias de las primeras canciones que suenan. El disco empieza con 'Do I Wanna Know?', estandarte del nuevo sonido del grupo, la canción salió a la luz a principios de verano tras unas cuantas interpretaciones en directo con un vídeo que a la postre sería inspiración para la portada del disco. Para cuando salió el LP, todo el mundo tenía la melodía aprendida. 'Do I Wanna Know?' se apoya en un sólido riff y en los falsetes de los coros que serán seña de identidad del disco entero. Seguimos con 'R U Mine?' probablemente uno de los singles que más éxitos ha dado al grupo y que sorprendió con su inclusión en el disco, de la canción poco queda por contar, las guitarras distorsionadas y la velocidad de Helders, identificación del grupo desde el principio marcan la canción.

A la hora de entrar en 'One for the Road' es cuando empiezas a intrigarte por el disco, hasta ahora todo había sido conocido, la canción pasa sin pena ni gloria por el disco, aunque es interesante ver como el grupo experimenta en ocasiones con el Rythm & Blues, generando otro de esos tantos registros que pueden pulir y brillar con ellos. 'Arabella' sin embargo nos lleva al cielo, pasamos de una intro perfectamente sacada de cualquier tema de Dr. Dre a el rugido de un riff más propio de 'War Pigs' de Black Sabbath que se apodera de ti desde el primer momento, uno de los portentos del disco sin ninguna duda. 'I Want it All' supone la cúspide del coqueteo de Turner con el falsete, presente en todo el álbum, algo de lo que sale perfectamente airoso pese a que la canción nos deje algo a medias.



Ya llevamos casi la mitad del disco y con 'No 1 Party Anthem' viajamos a la maravillosa BSO que Alex Turner compuso para 'Submarine' (2010), recordando también a 'Cornerstone', otro de los 'himnos' de la banda, con 'No1 Party Anthem' corroboramos que el grupo también sabe hacer increíbles baladas pero sobre todo, supone la confirmación de que el líder de los Monkeys va sobrado en composición, siendo el mejor letrista de su generación. 'Mad Sounds' es otra de esas baladas a las que ya nos hemos acostumbrado, la esencia de Lou Reed se filtra en toda una canción que va creciendo según el vinilo gira y que para cuando llegan los 'Uh la la la' del final te tiene completamente atrapado.

Con 'Fireside' la batería vuelve a cobrar vida, dando ritmo a una de esas misteriosas aventuras que ya pudimos experimentar con Humbug hace 4 años. 'Why'd you Only Call Me When you're High?' es de las canciones que ya conocíamos antes de llegar al disco, en este caso, el tema se apoya en su videoclip, que da sentido a toda la letra y juega con ese humor del cual el grupo nunca ha renegado, la canción no es prodigiosa, pero es inevitable no engancharse.

Llegamos a la recta final con dos de las mejores canciones del disco en las que la importancia Josh Homme, líder de Queens of the Stone Age y el padrino de estos nuevos Monkeys que empezamos a ver en Humbug, cobra vida; 'Snap Out of It' suena inevitablemente a QOTSA, ritmo marcado que empieza a identificar a la banda dejando atrás ese "orden en el caos" que caracterizaba los dos primeros discos y más experimentos con el falsete y los coros. 'Knee Socks' suena a muchas cosas, desde el principio tanto bajo como batería acompañan a un riff confuso para que en un momento se silencien prácticamente los instrumentos y Alex Turner se luzca con la voz y esa actitud de estrella de rock que ha adquirido en los útlimos años, la esencia R&B suena de nuevo en las últimas estrofas dónde Homme colabora directamente.
Para acabar llega 'I Wanna Be Yours', única canción del disco en la que la letra no es personal, perteneciendo a John Cooper Clarke, importante poeta en los '70 durante la época del punk rock británico y una de las inspiraciones de Turner al escribir. La canción suena sensual y oscura apoyándose en los sonidos misteriosos de una caja de ritmos que sustituye a la batería. El resultado es el de una de las mejores baladas que los Monkeys han enseñado jamás, impecable.



En definitiva 'AM' es un disco que habla de lo actual pero que suena a lo clásico, un disco que vale para relajarse pero también para bailar, un disco en el que los Arctic Monkeys demuestran que cuando la gente se volvió loca con su primer disco en 2006 no estaban apostando en vano, porque a día de hoy,  ni diez años después, no es arriesgado decir que son la mejor banda de Inglaterra. Y da igual que Alex Turner se peine como John Travolta y se coloque el tupé 40 veces por concierto mientras detrás, Matt Helders, su batería lleva el chandal más hortera que vendían en todo Londres, son cosas que no tienen ningún sentido, pero ellos se han ganado el derecho a saltarse cualquier regla. 'AM' se salta todas las que les habían establecido y probablemente por eso sea uno de los discos del año. Pero lo mejor de todo , es que esto solo es el principio.

Alberto de Santos.

Descarga obligada: 'Do I Wanna Know?', 'Arabella', 'No1 Party Anthem' , 'Knee Socks', 'I Wanna Be Yours'.

Arctic Monkeys estarán tocando en el Palacio de los Deportes de Madrid y el Pavelló Olímpic de Barcelona el 15 y 16 de Noviembre respectivamente, aún quedan entradas a la venta.

1 comentario:

  1. Me compre el cd y es excelente! De verdad muy bueno.

    Saludos y esta genial este blog.
    tbsomeone.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar